Novedades que incorpora la reforma de la ley de autónomos

Autónoma haciendo la contabilidad

Tras meses de especulaciones, debate e incertidumbre, el pasado mes de junio la Comisión de Empleo y Seguridad Social del Congreso aprobó la nueva reforma de la ley de autónomos que atiende algunas de las reivindicaciones históricas que dichos trabajadores llevan reclamando desde hace tiempo.

Una nueva ley que introduce algunos cambios trascendentales para los trabajadores autónomos y que pretende impulsar el empleo por cuenta propia, el emprendimiento y el reemprendimiento, con mejores ayudas económicas y con menos trabas burocráticas.

Las principales novedades que incluye esta nueva normativa regulatoria son:

  • Ampliación de la duración de la tarifa plana de 50 euros para nuevos autónomos a 1 año. La tarifa plana, que aligera el peso de la cuota en los inicios de la actividad y que hasta ahora tenía una duración de seis meses, se amplía hasta el año.
  • Se podrá reemprender aplicando la tarifa plana tras dos años del cese de la actividad Los autónomos que quieran reemprender podrán acogerse a la tarifa plana tras dos años desde la interrupción de la actividad. Anteriormente se exigía llevar cinco años sin cotizar.
  • Podrán darse de alta y de baja en el RETA hasta tres veces al año. La nueva ley permite que el trabajador por cuenta propia pueda cursar hasta tres altas y tres bajas anuales, que se harán efectivas en su fecha de solicitud y realización, sin tener que contabilizar el mes completo a la hora de pagar la cuota. De esta forma el pago será más justo, al cotizar sólo por los días y épocas en los que se ha trabajado.
  • La posibilidad de poder cambiar hasta cuatro veces al año su base de cotización para adecuarla a sus ingresos e intereses. Antes de la reforma sólo se podía cambiar dos veces en un año.
  • Bonificaciones por maternidad. Las madres autónomas podrán acogerse a una tarifa plana de 50 euros de cuota tras reincorporarse al trabajo después de la baja por maternidad, hasta dos años después de la fecha de cese y siempre que se cotice por la base mínima. La cuota por baja de maternidad o riesgo durante el embarazo será bonificada al 100%, aunque no se contrate a nadie para hacer la sustitución.
  • Exención durante un año del 100% de la cuota para el cuidado de menores o dependientes. Se bonificará el 100% la cuota de los autónomos que tengan que cuidar de menores o dependientes. Una mejora que intenta ayudar a la conciliación laboral y familiar.
  • La cuota de los autónomos societarios se corrige, desvinculándola de las subidas del salario mínimo interprofesional (SMI) y se determinará a partir de ahora, año a año, en los Presupuestos Generales (PGE) de cada ejercicio, tras dialogar con las organizaciones de autónomos más representativas.
  • Se reducen a la mitad los recargos por el primer retraso en los pagos de la cuota a la Seguridad Social, quedando fijados en un 10% para el primer mes de retraso y en un 20% a partir del segundo mes. De esta manera se aligera la penalización en el primer retraso.
  • Se podrá compatibilizar el cobro del 100% de la pensión con la prolongación de la vida laboral, cuando se tiene al menos un empleado a cargo.
  • El exceso de cotización de las personas en situación de pluriactividad se devolverá de oficio, sin que tengan que solicitar la devolución.
  • Se reconoce el accidente in-itenere. Otro hito de la reforma ha sido el reconocimiento del accidente durante los desplazamientos (de ida y vuelta) del autónomo a su puesto de trabajo.
  • Se aprueban mejoras en la formación en prevención de riesgos laborales de los trabajadores autónomos.
  • Tendrán derecho a acceder a formación adaptada a sus necesidades reales, para poder mejorar su competitividad y consolidar su actividad empresarial.
  • Nuevas deducciones si se trabaja desde casa. Podrán deducirse el 20% de los gastos de suministros (electricidad, agua, gas y telefonía). Si están debidamente justificados con factura y contabilizados en el libro de gastos e ingresos, si están vinculados con su actividad y si ésta se desarrolla en la vivienda.
  • Se mejoran sustancialmente las condiciones del emprendimiento para los trabajadores con discapacidad.
  • Además se permite y facilita que los autónomos puedan contratar a sus hijos cuando están en situación de discapacidad.
  • Se les otorga un mayor protagonismo en la participación de las organizaciones que contarán con un año de plazo para entrar en el CES (Consejo Económico y Social) y para la constitución del Consejo del Trabajo Autónomo.
  • Las organizaciones de autónomos más importantes y representativas pasan a considerarse de “utilidad pública”.

A pesar de las mejoras que la nueva normativa incluye, siguen existiendo algunas carencias que no se han incorporado a la nueva ley y que hacen que la actividad de los autónomos siga contando con varios problemas añadidos.

No hay comentarios

Agregar comentario