Quiénes se benefician de la tarifa plana para autónomos

Desde su implantación en 2013, la tarifa plana para autónomos ha tenido una gran acogida y un considerable impacto. Ha funcionado tan bien que se ha convertido en la bonificación estrella. La medida, puesta en marcha por el gobierno para impulsar el autoempleo y el emprendimiento consiste en aplicar un considerable descuento en la cuota que los nuevos autónomos tienen que pagar a la Seguridad Social al darse de alta.

Con esta iniciativa, se intenta ayudar a los emprendedores para que puedan empezar a desarrollar una nueva actividad desde cero sin tener que asumir una cuantía tan grande durante los primeros meses.

El importe de la tarifa plana va cambiando, en base a unos tramos semestrales sobre la base mínima de cotización y el tipo mínimo de cotización, con distintos porcentajes de reducción. Además, la duración de la tarifa plana y las reducciones también varían en función de la edad y las condiciones personales.

Para el primer semestre se ha establecido una cuota plana de 50 euros al mes, que viene a ser una reducción en torno a un 80%. En el siguiente tramo, de los 7 a los 12 meses, la reducción es del 50% sobre la cuota; y en el tercer tramo, de los 13 a los 18 meses, la reducción es del 30%. En el caso de hombres menores de 30 y mujeres menores de 35, este tercer tramo se prolonga durante más tiempo, desde de los 19 hasta los 30 meses.

La tarifa plana se aplica sobre la base mínima de cotización, que da cobertura de asistencia sanitaria y cotiza para la jubilación, pero que no cubre el desempleo y los accidentes profesionales de trabajo. En el caso de querer cotizar por estas contingencias es posible ampliar la cuota mensual.

¿Quién puede beneficiarse de esta tarifa plana? ¿Qué requisitos hay que cumplir para solicitarla?

Inicialmente, tras su aprobación (recogida en el Real Decreto - Ley 4/2013 de 22 de febrero), solamente podían acogerse a ella los menores de 30 años, pero unos meses después, tras entrar en vigor la Ley 14/2013 de 27 de septiembre, el gobierno extendió su aplicación a todos los autónomos que se diesen de alta, independientemente de su edad.

El principal requisito que hay que cumplir para poder optar a la tarifa plana es que sea la primera vez que la persona que la solicita se dé alta como autónomo, o de no ser así, que no haya estado dado de alta en los cinco años anteriores.

El Real Decreto - Ley 4/2013 no establece más requisitos. Sin embargo, desde la Tesorería General de la Seguridad Social se han establecido tres requerimientos adicionales para poder obtener esta bonificación.

  • No ser administrador de una sociedad mercantil
  • No haber recibido ya una bonificación por parte de la Seguridad Social por ser autónomo, aunque eso haya ocurrido hace más de cinco años
  • No ser un autónomo societario. Es decir, si se es un autónomo colaborador y se pertenece al régimen especial para familiares de los autónomos tampoco se podrá disfrutar de la tarifa plana.

Contratar personal

El requisito inicial que no permitía emplear a trabajadores por cuenta ajena quedó derogado en octubre de 2015, al entrar en vigor la Ley de Fomento del Trabajo Autónomo y la Economía Social que, entre otras medidas, contempla que los autónomos que contratasen trabajadores podrán seguir beneficiándose de la tarifa plana. Esto ha tenido un importante impacto, puesto que ahora también pueden beneficiarse de la tarifa plana aquellos emprendedores con proyectos de cierta envergadura que necesitan contratar personal.

En el caso de la pluriactividad, (trabajadores por cuenta ajena que además están dados de alta en autónomos porque desarrollan otras actividades propias, como tener un bar, realizar arreglos…), la Ley de Emprendedores incluyó nuevas bonificaciones en la cuota de autónomos. Entre ellas, una reducción del 50%, si el trabajo como asalariado es a jornada completa, y de un 25%, durante los 18 primeros meses, si se realiza a jornada parcial, reduciéndose al 15% durante los siguientes 18 meses.

Por lo cual, este tipo de trabajador tiene que elegir qué le compensa más, si acogerse a las bonificaciones por pluriactividad o a la tarifa plana para autónomos, ya que en ningún caso puede optar por las dos opciones.

Existe algunos casos especiales, como el de los autónomos víctimas de violencia de género o terrorista y los autónomos con una discapacidad igual o superior al 33%, que tienen unas ayudas especiales: como la ampliación de la tarifa plana de 50 euros hasta los 12 meses o la bonificación del 50% de la cuota desde el mes 13 hasta el mes 48.

No hay comentarios

Agregar comentario