Trámites para acreditar el cese de actividad de mi negocio

Cierre negocio

Los trabajadores autónomos disponen de una cobertura en caso de cese de su actividad. Una ayuda económica que equivale a la prestación por desempleo del resto de trabajadores, conocida popularmente como “paro de los autónomos”, aunque para poder acceder a ella hay que cumplir una serie de requisitos y trámites. En este post hablaremos de todos ellos.

Esta cobertura aparece reflejada en la Ley 32/2010 (de 5 de agosto, por la que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos) después de una dura batalla en la que el colectivo de autónomos reclamaba la equiparación con la prestación que recibían los trabajadores del Régimen General.

El primer requisito que debes cumplir para acceder a la prestación por cese de actividad es estar dado de alta como autónomo en la Seguridad Social y estar al corriente de pago de las correspondientes cuotas. En caso de existir alguna demora, la administración da un plazo de 30 días, para ponerse al día.

El segundo es haber cotizado previamente por esa cobertura en caso de cese de actividad, de forma voluntaria, al menos durante doce meses seguidos, aplicando un tipo adicional del 2,2% sobre la base imponible.

Otros requerimientos necesarios son:

  • Que no hayas alcanzado la edad necesaria para acceder a la jubilación.
  • que si tenías trabajadores contratados, hayas cumplido tus obligaciones con ellos.
  • Que no incurras en ninguna incompatibilidad de las previstas en el artículo 12 de la Ley 32/2010.
  • Que suscribas el compromiso de actividad para mantener la prestación por desempleo, compareciendo y participando en las actividades que el Servicio Público de Empleo pueda convocar, ya sean formativas, de orientación profesional o de promoción de la actividad emprendedora.

Motivos y justificaciones

Tienes que saber también que, para acceder a la prestación, debes encontrarte en situación legal de cese de actividad. Para que sea considerada como tal, tus motivos deben corresponder a alguno de los siguientes supuestos:

  • Por problemas económicos, técnicos, productivos u organizativos.
  • Por pérdida de licencia administrativa.
  • Por causa de fuerza mayor.
  • Por violencia de género.
  • Por divorcio o separación

En todos los casos, los motivos deberán ser justificados mediante documentación que acredite cada situación. Los vemos a continuación con más detalle.

Cuando el cese se produce por pérdida de licencia administrativa, ésta no podrá ser por culpa del autónomo; es decir, por incumplimientos, infracciones, faltas o delitos; y se deberá presentar la resolución que lo demuestra.

Respecto a la causa de fuerza mayor tiene que ser declarada por la Administración y se tendrá que aportar además una declaración jurada del cese temporal o definitivo de la actividad, donde conste la fecha de la producción de los hechos que motivan la fuerza mayor.

En los casos en que el cese se produce porque la trabajadora autónoma es víctima de violencia de género, se deberá demostrar con la orden de protección o el informe del Ministerio Fiscal y también se presentará una declaración jurada de interrupción de la actividad.

Si el paro es motivado porque hay un divorcio o separación y el autónomo ha dejado de trabajar porque colaboraba en el negocio del cónyuge, deberá presentar la sentencia de divorcio o separación, y una declaración que acredite que ha dejado de realizar la actividad que desarrollaba anteriormente.

Por último, nos centraremos en los motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos. Se trata del supuesto más habitual y numeroso para dar por terminada la actividad económica o profesional, y es también el más complicado de demostrar. ¿La razón? La podemos encontrar en los requisitos y los baremos que las mutuas exigen para justificar y valorar la existencia de esos problemas.

En todo caso, para poder recibir la prestación por cualquiera de los motivos antes señalados hay que presentar la declaración jurada del solicitante sobre su cese de actividad y acompañarla, en función del motivo alegado, de los documentos de carácter contable, profesional, fiscal, administrativo o judicial que lo acrediten, y en los que debe constar la fecha en la que se han producido los referidos motivos.

El propio Gobierno ha reconocido que se deben simplificar los requisitos para acceder a la prestación y ha incorporado novedades para facilitar el acceso a ella. De este modo se ha logrado que el 47% de las solicitudes presentadas en 2015 hayan sido aprobadas, según datos facilitados por la Organización de Profesionales y Autónomos (O.P.A.) Una cifra bastante mayor que el 17% de los años anteriores.

 

No hay comentarios

Agregar comentario