Factoring: financiación y cobertura

Según la Asociación Nacional de Factoring (AEF), el factoring es una fórmula fundamental para la gestión, financiación y cobertura de riesgo de las empresas. Dado que hay un gran número de compañías que utilizan este servicio, explicaremos en qué consiste y qué beneficios ofrece.

¿Qué es el factoring?

La asociación define el factoring como “un instrumento de financiación a corto plazo, destinado a todo tipo de empresas, que paralelamente al servicio de carácter financiero desarrolla otros de gestión, administración y garantía por la insolvencia de los deudores de los créditos cedidos”. Entre los servicios que ofrece destaca la gestión de cobro, la administración de la cartera a cobrar, el análisis de los deudores y la cobertura del riesgo de insolvencia.

A efectos normativos, el factoring está recogido en los artículos 347 y 348 del Código de Comercio, en el Anexo de la Ley 10/2014, de 26 de junio (de ordenación, supervisión y solvencia de entidades de crédito), y en los artículos 1526 y siguiente sobre  a la transmisión de créditos y demás derechos incorporales del Código Civil.

En este post nos centraremos especialmente en el servicio de la gestión de cobro. ¿En qué consiste? Básicamente es que el vendedor cede los derechos de cobro de sus facturas a una entidad financiera para que ella sea la que se ocupe de la gestión de cobro contra sus clientes cuando venzan esas facturas, con lo que se cubre el riesgo de impago.

Contrato

Para llevarlo a cabo, ambas partes deben firmar un contrato de factoring. Mediante este acuerdo, la entidad financiera se compromete a adelantar el cobro de las facturas que le ha dado la empresa. Esta recibirá el dinero salvo una parte, que serán las intereses y comisiones pactadas. Y es la entidad financiera la que será beneficiaria del cobro, al que el deudor (el cliente de la empresa) deberá pagar el importe total de la factura a fecha de vencimiento.

De manera que en una operación de factoring intervienen, como hemos visto, tres partes: el factor, que es la entidad encargada de adelantar el dinero correspondiente a las facturas de la compañía que ha contratado sus servicios; el cedente, que es quien cede al factor el derecho a la gestión del cobro de sus deudas; y el deudor, quien tiene que pagar las facturas por los servicios recibidos o los productos comprados.

Una empresa de factoring puede ser una entidad bancaria (banco o caja de ahorro) o una empresa especializada (que se denomina como Establecimiento Financiero de Crédito), y del factoring se pueden beneficiar las pequeñas y medianas empresas, un profesional autónomo y las grandes compañías.

¿Qué se obtiene con el factoring?

Que las compañías puedan lograr fondos desde la emisión de las facturas y que no tengan que esperar a que su cliente emita la orden de pago. Esto es importante porque puede ser a 30, a 60 o incluso más días, y cada mes la administración de una empresa tiene que contar con liquidez para pagar los gastos habituales (nóminas, mantenimiento del local, materiales, etc.).

El que una entidad financiera anticipe a una empresa el cobro de las facturas de ventas a crédito es una práctica bastante extendida. De hecho, hay expertos que estiman una tasa de crecimiento del 8% al año, de media, y que supone cerca del 12% del Producto Interior Bruto (PIB) de España.

Pero existen varias modalidades de factoring dependiendo del riesgo comercial (con recurso y sin recurso) y de la forma de pago (con notificación y sin notificación), además hay que cumplir una serie de requisitos que hay que tener en cuenta a la hora de establecer un contrato de factoring, sin olvidar que hay un coste por las operaciones de factoring (comisiones e intereses), que existen distintas empresas especializadas y entidades bancarias que ofrecen este instrumento de financiación, etc. Es por esto por lo que recomendamos acudir a profesionales como nosotros, IG Asesores, que puedan brindar a cualquier interesado (autónomos, pymes y otro tipo de empresas) asesoramiento para obtener la mejor solución.

 

Los comentarios están cerrados.