Cómo montar tu propia startup: 10 consideraciones a tener en cuenta

¿Tienes una gran idea de negocio y crees que puede convertirse en una empresa con éxito? Si eres emprendedor y quieres montar tu propia startup, pero no sabes por dónde empezar, aquí tienes algunas pautas que te ayudarán a convertir tu sueño en realidad.

1-La idea es importante, pero aún más lo es la ejecución. Llevarla a cabo con éxito todavía es más difícil. Debes amar tu idea puesto que ejecutarla te conllevará mucho tiempo, esfuerzo y trabajo. Y es que montar una startup es como tener hijos: te cambiará la vida irrevocablemente.

2-Debes de tener una estrategia de negocio, con un objetivo claro y un presupuesto proporcional a la empresa que lo pone en marcha y cuyos resultados tienen que ser también proporcionales a la inversión realizada.

3- El análisis financiero es fundamental a la hora de crear una startup. Es importante que conozcas los aspectos financieros y que sepas cuál es tu ventana de oportunidad. Ninguna estrategia estará completa sin un análisis financiero. Debes determinar tus requerimientos de recursos: materiales, herramientas, empleados... Analiza qué recursos necesitas y cuantifica todas las necesidades. Así calcularás los gastos fijos de tu empresa. Debes dedicar tiempo a hacer un buen análisis de costes. Una vez evaluadas tus necesidades financieras es aconsejable incrementarlas en un 15% para imprevistos.

4-Debes de tener una visión a largo plazo puesto que una startup puede tardar muchos años en crecer. Desgraciadamente la mayoría de las nuevas compañías mueren a los pocos meses o años de vida, sin embargo otras, acaban siendo compradas por grandes organizaciones.

5-El producto no lo es todo. Debes evaluar tu cuota de mercado, para ello debes identificar tus segmentos de clientes y los early adopters de tu producto; las tendencias de mercado, en un futuro, no sólo a día de hoy; la competencia, debes analizarla e investigar los negocios que pueden “robarte” tu cliente potencial…  Debes de crear una estrategia de crecimiento y otra de defensa.

6-Es necesario conocer de cerca la necesidad de tu producto, por ello es muy importante entender perfectamente a tus clientes. Debes mantener el foco de atención en sus necesidades para poder crear el producto apropiado. Si lo haces bien, estos primeros clientes se convertirán en tu referencia e incluso en embajadores de la marca.

7-Debes marcar la diferencia. Diferenciar bien tu producto de tus competidores, si no los clientes pensarán que es una copia de algo que ya existe.

8-Tu producto debe responder a un problema, una necesidad o un deseo, que sea resuelto, cubierto o cumplido gracias a tu idea. De esta forma lograrás emocionar a tu clientela y llegar hasta una mayor cuota de personas.

9-Debes tener un producto mínimo viable antes de sacarlo al mercado, puesto que la primera impresión debe ser buena, si no, será difícil que los prescriptores cambien de opinión cuando vuelvas a lanzar el producto mejorado. Crea un prototipo o demostración de tu producto. Así conseguirás que los clientes, o los posibles inversores, se hagan mejor una idea de lo que ofreces.

10-¿Por dónde empezar? Conviene que empieces con un mercado pequeño y cuando lo abarques por completo, debes encontrar la manera de expandirlo.

Si ya estás decidido a lanzarte al mundo empresarial, en este enlace puedes encontrar cuales son los trámites burocráticos que tienes que realizar para poder crear tu startup. ¡Suerte!

No hay comentarios

Agregar comentario