Pasos para la constitución legal de tu empresa

Ya tienes tu brillante idea de negocio y estás decidido a empezar tu andadura empresarial y poner en marcha tu proyecto. Pero antes de poder convertirlo en realidad, primero tienes que constituir y legalizar tu empresa. Seguramente te estarás preguntando ¿y eso cómo se hace? En este post te ofrecemos los pasos a seguir.

Poner en funcionamiento una nueva empresa puede ser un proceso largo y complicado, plagado de trámites burocráticos. Aunque las administraciones públicas apuestan cada vez más por agilizar las diligencias, siguen siendo muchos los requisitos que hay que cumplir. No es que sea una tarea excesivamente difícil, pero sí laboriosa. El tiempo medio calculado de todo el proceso son unos 20 o 30 días, pero en la práctica puede incluso dilatarse más.

Para que no te líes con los papeleos y gestiones, lo primero que debes hacer es conocer bien los pasos fundamentales que debes dar. A continuación, te los detallamos para que constituir tu empresa te resulte un poco más fácil.

Paso 1- Planificación. Antes de empezar con los trámites debes de elaborar un plan de negocios que recoja todos los aspectos: definición de la actividad, cuota de mercado, estudio de la competencia, valoración de riesgos, financiación, rentabilidad…

Paso 2 - Forma jurídica. Debes elegir qué forma jurídica vas a dar a tu nueva empresa. La figura habitualmente más elegida entre las pymes suele ser la sociedad de responsabilidad limitada o bien el empresario autónomo individual. También hay que tener en cuenta el número de socios que participará en la iniciativa y si son varios puede recurrirse a una sociedad mercantil, a comunidades de bienes o a una sociedad civil…

Espiritu.emprendedor2Paso 3 – Certificación negativa. Aquí es cuando comienzan los verdaderos trámites administrativos necesarios para poner en marcha tu empresa. Aunque algunas gestiones se diferencian según el tipo de sociedad elegida, la gran mayoría son comunes a todos los tipos de sociedades. La primera gestión que hay que realizar es indispensable y consiste en ir al Registro Mercantil Central y solicitar la certificación negativa del nombre de la sociedad (CNN) que hayas elegido, para acreditar la exclusividad y no existencia de otra sociedad con el mismo nombre. También se puede realizar el trámite de forma telemática para no tener que desplazarse hasta Madrid (donde está la sede de este organismo). Este certificado se deberá presentar luego en la notaría para obtener la Escritura Pública de la Sociedad. El citado certificado tiene una vigencia de tres meses a efectos de otorgamiento de escritura  por lo que, pasado ese tiempo, si no has constituido la sociedad tendrás que renovarlo teniendo en cuenta que la denominación queda reservada a favor del interesado por el plazo de SEIS MESES.

Paso 4 – Redactar los Estatutos de la Sociedad. Para poder realizar la Escritura Pública de la Constitución de la Sociedad deben de adjuntarse los estatutos sociales de la misma, que consisten en redactar una serie de normas para regir la empresa, así como pautas para su desarrollo, solución de los posibles problemas entre socios, sus derechos y obligaciones, y detalle de los principales órganos de administración de la empresa y de la junta de socios. Si los estatutos no están bien redactados, puede no aceptarse la inscripción de la sociedad en el Registro Mercantil, y ésta puede solicitar una subsanación de los mismos que puede alargar los tiempos de puesta en marcha de la sociedad.

Paso 5 – Capital social de la empresa. Es necesario realizar un depósito bancario con una cantidad de dinero mínima, que variará en función del capital social exigido en cada tipo de sociedad, según la forma jurídica elegida anteriormente. Para una sociedad limitada el mínimo son 3.000 euros y para una sociedad anónima el capital no podrá ser menor de 60.000 euros. En el banco han de personarse todos los socios que van a participar en la empresa. Cada uno tiene que ingresar el dinero que le corresponda, según su participación en la sociedad. Una vez hayas abierto la cuenta e ingresado el capital, el banco te proporcionará un certificado del ingreso para que lo presentes ante el notario cuando vayas a constituir la sociedad.

Paso 6 – Escritura Pública de Constitución de la Sociedad. Una vez obtenidos el certificado negativo de denominación y el de ingreso bancario, junto a los estatutos de sociedad, se deben de acudir a un notario para elevar a público las escrituras de constitución de la sociedad, adjuntando dichos documentos.

Paso 7 – Solicitar el CIF (Código de Identificación Fiscal) provisional y el alta en el censo de obligados tributarios. Una vez constituida la sociedad tienes 30 días naturales para acudir a Hacienda y solicitar el CIF a través del Modelo 036. Te darán uno provisional durante los seis primeros meses y después ya obtendrás el definitivo. Igualmente, a través de este modelo, te darás de alta en el Impuesto sobre Sociedades, I.A.E.,  en el IVA y en el censo de retenedores, en el caso de que vayas a contratar a trabajadores.

Paso 8 - Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales. Desde el otorgamiento de la escritura pública ante notario tienes 30 días hábiles para pagar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales. Este impuesto se abona por varios conceptos como por constitución, aumento y disminución de capital social, fusión y disolución, En este caso, por constituir una sociedad es necesario pagar el 1% del capital social aportado inicialmente, excepto en el Pais Vasco que este tipo de operaciones societarias está exenta desde el 03 de Diciembre de 2010. Únicamente se tributara por dicha modalidad del impuesto  por la disminución de capital social y la disolucion de sociedades, siempre y cuando se entreguen bienes o derechos a los socios, ya que en caso contrario la base imponible será cero. Para liquidarlo, es necesario acudir a la Delegación de Hacienda correspondiente donde esté domiciliada la sociedad y rellenar el modelo 600.

Paso 9 – Inscribir la sociedad en el Registro Mercantil. Con las escrituras en la mano y el impreso Modelo 600 de Hacienda cumplimentado, hay que acudir al Registro Mercantil de la provincia donde la empresa esté domiciliada y depositarlas allí para que la registren en las bases de datos de empresas españolas y la publiquen en el Boletín Oficial del Estado (B.O.E.) Con este último trámite obtendrás ya la plena capacidad jurídica para poder operar con tu empresa.

Unos cuantos pasos más

Después de estos pasos ineludibles para la constitución legal de tu empresa todavía hay que:

-Comunicar la apertura del centro de trabajo a la Dirección Provincial del Ministerio de Empleo y Seguridad Social y obtener un libro de visitas, si vas a contratar trabajadores.
-Solicitar la licencia de actividad o de apertura para poner en marcha el local o la instalación en la que vas a desarrollar tu actividad.
-Darte de alta en la Tesorería de la Seguridad Social.

-Legalizar tus libros de sociedades.

-Registrar tu marca o nombre comercial.

Como ves, aunque los pasos que hay que dar no son dificilísimos, sí que son bastante numerosos, hay que estar pendiente de tener toda la documentación necesaria, acudir a distintos organismos y rellenar unos cuantos formularios. Para ayudar en esta tarea puedes acudir a profesionales como nosotros, porque en ig! Asesores conocemos todos los trámites que se necesitan, podemos resolver todas las dudas que se te plantean y realizar todos los pasos necesarios para empezar tu negocio “con todos los papeles en regla”.

No hay comentarios

Agregar comentario