Políticas fiscales del nuevo ejecutivo de gobierno

Aunque 2017 no ha estrenado todavía la nueva reforma fiscal, este año ha comenzado con algunas novedades en materia tributaria que afectarán al ejercicio profesional anual, y que es preciso tener en consideración.

Todas las modificaciones fiscales para este año están recogidas en el Real Decreto-ley 2/2016, de 30 de septiembre, y en el Real Decreto-ley 2/2016, de 2 de diciembre, principalmente, y también en la nueva Ley de Procedimiento Administrativo, aunque de manera secundaria.

Los principales cambios fiscales son:

1 - Prórroga del Impuesto de Patrimonio durante un año más. Su supresión, que estaba prevista para el primer día de este año, se deroga en el decreto de prórroga presupuestaria. Con vigencia indefinida y efectos de 1 de enero de 2017, se modifica el apartado segundo del artículo único del Real Decreto-Ley 13/2011, de 16 de septiembre, por el que se restablece el Impuesto de Patrimonio, con carácter temporal, de tal forma que seguirá estando vigente un año más.

2 -Subida del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), en cerca de 2.500 municipios. Este año también entra en vigor la nueva actualización de los valores catastrales del IBI, que afectará a una cuarta parte de los ayuntamientos de nuestro país.

3 -Aumento del Impuesto sobre Sociedades. A partir del mes de abril, momento de realizar el primer pago fraccionado de 2017, las empresas empezaran a notar los efectos del incremento del Impuesto sobre Sociedades que el Gobierno aprobó y que entró en vigor el pasado 3 de diciembre de 2016.

4 -Supresión de deducciones en el Impuesto sobre Sociedades. También en relación con el Impuesto sobre Sociedades, a partir de 2017 se aplican una serie de modificaciones introducidas que buscan acercar la tributación efectiva de los tipos nominales. Para lograrlo, se han eliminado y limitado una serie de deducciones:

  • Se limita la compensación de bases imponibles negativas de ejercicios anteriores para grandes empresas. Para las compañías con un volumen de negocio superior a 20 millones de euros, pasará del 60% al 70%, con el mismo importe mínimo. A su vez, la aplicación de deducciones se ve afectada por un nuevo límite de doble imposición, cifrado en el 50% de la cuota íntegra, pensada para empresas con una cifra de negocio superior a 20 millones de euros.
  • No se podrán deducir las pérdidas realizadas en la transmisión de participaciones en entidades, siempre que se trate de participaciones con derecho a exención en las rentas positivas obtenidas, tanto en dividendos como en plusvalías generadas en participaciones. De este modo, si una empresa tiene más de un 5% de capital en otra empresa, o más de 20 millones de euros en ella, y vende su participación incurriendo en pérdidas, estás ya no podrán ser deducidas.
  • También se ha modificado la exención de dividendos o plusvalías obtenidas de la transmisión de una empresa no residente participada significativamente y que esté sometida a un impuesto similar con un tipo nominal mínimo del 10%. Esto en el caso de que se encuentre en un paraíso fiscal o en territorios que no alcancen un nivel de tributación adecuado, salvo que pertenezca a la Unión Europea y el contribuyente acredite motivos económicos válidos y realización de actividad económica.
  • Tampoco será posible deducirse las rentas negativas de participaciones en el capital o en los fondos propios, por valoración de éstas a valor razonable, que se imputen en la cuenta de pérdidas y ganancias, excepto que se haya integrado antes en la base imponible un incremento de valor del mismo importe.

5 -Endurecimiento en los aplazamientos y fraccionamientos de las deudas contraídas con Hacienda. Este año se elimina la excepción normativa que dejaba abierta la posibilidad de un aplazamiento o fraccionamiento de las retenciones e ingresos a cuenta. También se instaura una mayor rigidez en el Impuesto sobre Sociedades y tampoco se podrán aplazar, ni fraccionar, las obligaciones tributarias que deba realizar el obligado a realizar pagos fraccionados en el Impuesto sobre Sociedades. El tipo mínimo en los pagos a cuenta se mantendrá en el 18% para aquellas empresas que facturen menos de 10 de millones de euros.

6 - Obligación de relacionarse vía electrónica con todas las administraciones públicas. Desde el 2 de octubre de 2016, fecha de entrada en vigor de la Ley 39/2015 del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, los profesionales que para poder ejercer necesitan colegiación obligatoria, deben relacionarse, exclusivamente, vía electrónica con todas las administraciones públicas, incluida Hacienda, para la práctica de los trámites y actuaciones que requieran durante su ejercicio. Las gestiones con esta institución se deberán realizar a través del registro electrónico www.agenciatributaria.gob.es

7 – Nuevo impuesto sobre bebidas azucaradas. A lo largo de este año entrará en vigor también el nuevo gravamen para este tipo de bebidas, con el que el Gobierno espera recaudar alrededor de 200 millones de euros en 2017 y que se viene a unir a la subida de los impuestos especiales que sobre el alcohol y el tabaco, entraron en vigor el 3 de diciembre de 2016.

Sin embargo, este nuevo impuesto sobre bebidas azucaradas aún está sin definir, porque se tiene que negociar con el resto de grupos parlamentarios cuestiones como la base imponible o la cuota a aplicar.

Hasta aquí hemos realizado un repaso sobre las novedades impositivas para 2017 y ahora tenemos que subrayar que, en principio, no está contemplada para este año ninguna modificación ni del el IRPF ni el IVA.

 

No hay comentarios

Agregar comentario