Estrategias para retener y atraer el talento

Atraer y retener talento

En el mundo empresarial actual, globalizado y muy competitivo, resulta clave contar con capital humano de gran cualificación, capaz de aportar valor añadido. Y es que el Talento (con mayúscula) genera productividad, beneficios económicos, imagen y fortaleza para competir en el mercado. Por eso, cada vez más empresas son conscientes de ello y luchan por captar a los mejores profesionales, principalmente de perfiles relacionados con la tecnología informática y el análisis de macrodatos.

Pero tan importante como atraer talento, es ser capaz de retenerlo. ¿Las razones? La fuga de profesionales repercute en pérdidas económicas por disminución de rendimiento. También puede verse afectada la imagen de buen empleador de una compañía, dificultando la captación de nuevos talentos.

Cómo atraer nuevo talento

Para los perfiles profesionales más demandados, el sueldo no es el único factor determinante a la hora de aceptar una propuesta de empleo. Las grandes empresas son conscientes de ello y contemplan estrategias para la atracción de talento. Entre las recomendadas figuran:

- Contar con una buena imagen de marca

Labrarse una buena reputación como empleador es uno de los primeros factores a tener en cuenta. Los profesionales más requeridos acostumbran a investigar las empresas para comprobar la conveniencia de trabajar en ellas. Si les va a aportar buenas condiciones laborales, posibilidades de crecimiento profesional... Por ello, se aconseja cuidar la presencia en las redes sociales y la información que se publica en los portales web.

Uno de los puntales donde debe apoyarse la buena imagen es en la opinión de los trabajadores en plantilla. Si están satisfechos con su puesto y con cómo son tratados, lo propagarán y se convertirá en la mejor publicidad de cara a atraer profesionales de gran capacitación. Generará confianza.

- Dar a conocer la cultura y valores de la empresa

Es importante que las compañías publiciten sus valores corporativos, dónde se engloban sus actuaciones, prioridades y cultura organizacional. Algunos profesionales se decantan por empresas con las que comparte valores.

- Remuneración competitiva

Existe una gran competencia entre las organizaciones para atraer talento. Ello obliga a ofrecer sueldos atractivos y que se adecuen a las exigencias y condiciones del puesto.

- Beneficios laborales extras

Además de una buena remuneración, los profesionales altamente cualificados buscan otros beneficios que les aporten calidad de vida como: flexibilidad horaria para poder conciliar la vida laboral con la personal, servicio de guardería o cobertura de seguro médico, por poner algunos ejemplos.

- Buen ambiente de trabajo

Cuando se contrata a un talento (llamémosle así) es importante garantizar su satisfacción. En primer lugar, se debe favorecer su integración en el equipo de trabajo para se sienta parte del mismo. Un buen ambiente de trabajo y una comunicación fluida con sus nuevos compañeros facilitarán su rendimiento y productividad.

- Oportunidades de desarrollo profesional

Aquella compañía que quiera obtener reputación de buen lugar de trabajo debe ofrecer oportunidades de desarrollo profesional a través de programas de formación continua. El talento sentirá así que no se quedará estancado y se garantizará su compromiso con la empresa a largo plazo.

- Posibilidad de ascensos

Todos los trabajadores quieren ver reconocido su trabajo. En el caso del talento, se recomienda que la empresa tenga una política de promoción interna que permita acceder a ascensos. Esta posibilidad será un incentivo para que los profesionales se impliquen con la compañía y rindan al máximo.

Cómo retener el talento

Ya se ha logrado incorporar talento en la empresa, ¿y ahora cómo se retiene? Porque su abandono puede suponer pérdidas económicas ya que afecta a la marcha de los proyectos en los que estaba implicado. Repercutirá, además, en la imagen de la compañía. Perderá reputación como un buen lugar para trabajar.

Algunas de las estrategias para conservar el talento coinciden con las empleadas para atraerlo: una buena remuneración, buen ambiente de trabajo, flexibilidad laboral, oportunidades de desarrollo profesional y de ascender. Sin embargo, también hay políticas específicas para lograr su compromiso y fidelidad a largo plazo, ¿cuáles son?

- Comunicación fluida

Un profesional contento en su empresa garantiza su implicación. Para cerciorarse de que está satisfecho es necesario conocerle y mantener con él una comunicación fluida. Debe generarse una confianza suficiente para que el trabajador exprese cuándo se siente incómodo o tiene problemas. De este modo, se pueden tomar medidas para evitar que termine marchándose.

- Orgullo corporativo

La productividad y competitividad se logra con la intervención de todos los trabajadores. Es importante hacer partícipe al personal de los éxitos logrados y de la estrategia empresarial. Debe existir, igualmente, una cultura interna que favorezca el sentimiento de formar parte de la empresa y sentirse orgulloso de ello.

- Valorar el trabajo

Reconocer el trabajo realizado por el trabajador fortalece la conexión entre éste y la compañía, lo cual garantiza implicación y compromiso.

- Buen clima laboral

La satisfacción laboral tiene mucho que ver con el ambiente en el que se desarrolla la actividad profesional. Una buena relación y comunicación entre los miembros de un grupo de trabajo y la ausencia de conflictos favorece que el talento esté cómodo y no sienta la necesidad de marcharse. Se aconseja, además, favorecer la autonomía laboral, la cooperación y la implantación de sistemas de compensación y beneficios personalizados.

Los comentarios están cerrados.