Conoce a detalle las distintas modalidades de contratos de trabajo

El Gobierno simplificó en 2014 la fórmula de contratación de trabajadores reduciendo los tipos de contrato a cuatro modelos en los que se han reagrupado el resto de contratos.

El Derecho laboral regula el contrato en España y recoge el acuerdo entre ambas partes sobre la relación laboral. En la actualidad hay establecidas cuatro modalidades de contratos en España: indefinidos, temporales, para la formación y el aprendizaje, y los contratos en prácticas. Cada uno de ellos tienen unas características y condiciones específicas. Veamos cuáles son.

Contrato indefinido

Se trata de un acuerdo, oral o escrito, entre el contratante y el contratado que se establece sin fijar un límite de tiempo específico de duración en relación a la prestación de servicios.

Este tipo de contrato puede ser a tiempo parcial o completo. Dentro de esta modalidad existe la posibilidad de realizar una contratación fijo-discontinua en la que debe figurar la duración estimada de la actividad y el número de horas de la jornada laboral.

En el caso de que la actividad sea a tiempo parcial, el contrato deberá especificar el número de horas ordinarias de trabajo, así como la distribución de las mismas. Cabe destacar que, si el contrato es oral, cualquiera de las partes podrá exigir que el contrato se formalice por escrito, aunque la relación laboral ya haya comenzado.

Contratos temporales

Se considera contrato de trabajo temporal aquel que tiene como objeto principal la creación de una relación laboral entre el empresario y el trabajador por un tiempo determinado.

Este contrato puede ser de carácter completo o parcial y debe ser siempre formalizado por escrito. Hay una excepción, si el contrato es inferior a las cuatro semanas a jornada completa se podrá formalizar de manera verbal.

Se establecen varias situaciones de temporalidad, a saber:

  • Situaciones de obra o servicios por circunstancias de producción e interinidad.
  • Fomento de empleo de personas con discapacidad, de trabajadores en situación de exclusión social, relevo, jubilación o sustitución por anticipación de la edad de jubilación.
  • Trabajadores que tengan acreditada y reconocida de manera oficial su condición de víctima de género o violencia, víctima del terrorismo.
  • Los mayores de 52 años que sean beneficiarios de subsidios por desempleo.

También es importante resaltar que un trabajador temporal se convertirá en fijo cuando lleve contratado más de 24 meses en un mismo período de 30 meses.

Contrato para la formación y aprendizaje

Este contrato se lleva a cabo con el objetivo de conseguir la cualificación profesional de los trabajadores para que el empleado incorporado adquiera los conocimientos técnicos adecuados para realizar las funciones de su puesto. Tiene que ser formalizado por escrito y registrado en la oficina de empleo.

El trabajador deberá ser mayor de 16 años y menor de 25 años (exceptuando las personas con discapacidad y los colectivos en riesgo de exclusión, donde no existe un límite de edad). Además, las personas que accedan a esta modalidad de contrato deben carecer de una cualificación profesional en el momento de acceder al puesto de trabajo.

Para que un contrato se enmarque dentro de esta modalidad deberá cumplir los siguientes requisitos:

  • La duración mínima del contrato es de seis meses y la máxima es de dos años.
  • La jornada es a tiempo completo sumando el trabajo efectivo y el trabajo destinado a la formación.
  • El salario no podrá ser inferior al salario mínimo interprofesional.
  • Una vez finalizado el contrato, el empresario entregará al trabajador un certificado homologado del tiempo prestado a la empresa.
  • El centro de formación entregará un certificado.

Contrato de prácticas

El contrato en prácticas tiene como objetivo la obtención de la práctica profesional adecuada al nivel de estudios del trabajador. Este contrato puede concertarse con aquellos que poseen un título universitario de formación profesional, de grado medio o superior, y títulos oficialmente reconocidos.

Este contrato deberá cumplir los siguientes requisitos:

  • Debe ser formalizado por escrito y haciendo constar expresamente la titulación del trabajador.
  • Deberá comunicarse al Servicio Público de Empleo Estatal en el plazo de los 10 días siguientes a su concertación, así como sus prórrogas.
  • Si el contrato es de tiempo parcial en él deberán figurar el número de horas ordinarias de trabajo al día, la semana, al mes o al año contratadas, y su distribución.
  • Su duración no podrá ser inferior a los seis meses ni exceder de dos años; dentro de estos límites se podrán acordar hasta dos prórrogas, con una duración mínima de seis meses.
  • El período de prueba no podrá ser superior a un mes para trabajadores que estén en posesión de título de grado medio o certificado de profesionalidad de nivel 1 o 2; ni a dos meses para los trabajadores que estén en posesión de título de grado superior o de certificado de profesionalidad de nivel, salvo convenio colectivo.
  • La retribución del trabajador será fijada en convenio colectivo para los trabajadores en prácticas. Sin que, en su defecto, pueda ser inferior al 60% o al 75% durante el primero o el segundo año de vigencia del contrato.
  • En ningún caso la remuneración será inferior al salario mínimo interprofesional. Para los trabajadores a tiempo parcial, el salario se reducirá en función de la jornada pactada.

No hay comentarios

Agregar comentario