¿Me pueden despedir estando de baja?

Existe la creencia popularizada de que un trabajador no puede ser despedido mientras está de baja médica, durante una situación de Incapacidad temporal (IT). Pero no es cierto. Un trabajador sí puede ser despedido durante esta circunstancia, si bien para que la extinción del contrato sea legal la empresa deberá alegar alguna razón justificada para ello.

Por tanto, estar de baja no supone impedimento alguno para efectuar el despido, siempre que éste sea procedente; es decir, que se produzca por un motivo legal y no por el hecho mismo de estar de baja.

¿Qué motivos pueden considerarse como legales al efectuar un despido?

Causas disciplinarias: Cuando hay varias faltas cometidas por el trabajador, de manera culpable y gravosa. Estas causas, que pueden ser de mayor o menor gravedad, están recogidas en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores. Entre ellas, ausencias reiteradas al trabajo sin justificar, indisciplina o desobediencia, transgresión de la buena fe contractual, disminución continuada y voluntaria del rendimiento laboral, ofensas verbales o físicas, embriaguez, acoso, falta de adaptación a cambios razonables… Durante la baja pueden ser hechos como cometer un fraude estando de baja por IT, fingir las causas para estar de baja, realizar actividades incompatibles con la situación de baja... La máxima sanción, cuando hay un incumplimiento grave y reiterado, por parte del trabajador es el despido disciplinario.

Causas objetivas: En este caso el despido se produce por causas económicas, técnicas, productivas u organizativas. Las más frecuentes son las económicas, con la disminución de ingresos, descenso de ventas, aumento de pérdidas de la empresa…

Aunque el hecho de estar de baja no es sinónimo de no poder ser despedido, existen algunas situaciones en las cuales, de producirse el despido éste se considerará nulo. Estos casos protegidos son los que se contemplan en el artículo 55.5 del Estatuto de los Trabajadores:

-Trabajadoras que se encuentran de baja por maternidad, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia natural, enfermedades causadas por el embarazo, parto o lactancia natural.

-Empleados con reducción de jornada por guarda legal y todos aquellos que hayan reingresado en su puesto de trabajo tras una baja por maternidad, paternidad, acogimiento o adopción, cuando no hayan pasado nueve meses desde el nacimiento o acogimiento.

También puede ser declarado nulo cuando el despido tenga por motivo alguna de las causas de discriminación prohibidas en la Constitución o en la Ley, o bien se produzcan con violación de derechos fundamentales y libertades públicas. Si el factor enfermedad es considerado como un elemento de segregación basado en la mera existencia de la enfermedad en sí misma considerada, o en la estigmatización como persona de cualquier consideración que permita poner en relación dicha circunstancia con la aptitud del trabajador para desarrollar el contenido de la prestación laboral objeto del contrato.

Como conclusión, podemos decir que la situación de enfermedad o baja médica no es freno para proceder a un despido. Si bien cuando se produce, el trabajador puede impugnar esta extinción del contrato ante la justicia y será ésta la que decida si el despido es procedente, improcedente o nulo. No se puede generalizar, puesto que cada caso es distinto, y depende de las circunstancias y causas que lo rodean.

No hay comentarios

Agregar comentario