Qué consecuencias tiene el retraso del pago de las nóminas

Tres empleados reciben una mala noticia

Recibir un salario por el trabajo realizado es un derecho básico de los trabajadores por cuenta ajena. El no cumplimiento de esta obligación por parte de una empresa o empresario derivará en sanciones, dada la gravedad de la infracción, pues no percibir una remuneración causa graves trastornos a los empleados, al dificultarles el desarrollo diario de su vida y el cumplimiento de sus propias obligaciones (como el pago de hipotecas o alquileres, compra de alimentos, pago de facturas…). En este sentido, la legislación laboral contempla medidas para tratar de proteger al empleado.

El Estatuto de los Trabajadores es una de las leyes que establece disposiciones de cómo se han de llevar a cabo el pago de las nóminas. Recoge, igualmente, acciones punitivas en caso del no cumplimiento de las obligaciones salariales.

Derechos del trabajador, responsabilidades de las empresas

Corresponde a la empresa empleadora realizar la liquidación y el pago, que ha de llevarse a cabo de manera puntual documentalmente en la fecha y lugar convenidos o conforme a los usos y costumbres. Así lo determina el Estatuto de los Trabajadores en su artículo 29. Esta ley impone, además, que el abono de las retribuciones periódicas y regulares no podrá exceder de un mes.

La ley establece, de igual modo, que el trabajador y, con su autorización, sus representantes legales, tendrán derecho a percibir, sin que llegue el día señalado para el pago, anticipos a cuenta del trabajo ya realizado.

La empresa debe entregar siempre al trabajador un recibo individual y justificativo del pago del salario. Este resguardo debe ajustarse al modelo que apruebe el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, salvo que por convenio colectivo o, en su defecto, por acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores, se establezca otra plantilla que contenga con la debida claridad y separación las diferentes percepciones del trabajador, así como las deducciones que legalmente procedan, según establece el Estatuto de los Trabajadores.

¿Y cómo puede ser esa remuneración? El salario, así como el pago delegado de las prestaciones de la Seguridad Social, podrá efectuarlo el empresario en moneda de curso legal o mediante cheque u otra modalidad de pago similar a través de entidades de crédito, previo informe al comité de empresa o delegados de personal.

Indemnizaciones

¿Qué es lo que sucede si no se produce el pago de la nómina o si hay un retraso? En este caso, si la empresa o un empresario no abonan la nómina de su trabajador o se retrasan en el pago, el Estatuto de los Trabajadores impone un interés por mora del 10% de lo adeudado. Asimismo, la demora en más de tres mensualidades en pagar los salarios permite a los trabajadores solicitar a los tribunales la extinción de sus contratos: así, el Estatuto de los Trabajadores establece, en su artículo 50, la falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado como una de las “causas justas” para solicitar dicha extinción. Este trámite implica abonar unas indemnizaciones equivalentes a un despido improcedente (33/42 días por año). Para ejercitar el derecho a la extinción del contrato, la deuda debe tener carácter de vencida y exigible.

No existe legislación ad hoc para determinar el nivel de gravedad del retraso en el pago de las nóminas y, por tanto, el importe de la indemnización correspondiente. Para orientarse sobre la materia es necesario remitirse a los pronunciamientos de los tribunales. En este caso, se puede pedir asesoramiento a profesionales, como IG Asesores, para solventar las dudas que se puedan plantear. Los jueces suelen fijarse si las impuntualidades son continuadas y persistentes a lo largo de un determinado periodo de tiempo, y también si afectan a una parte importante del sueldo. Resulta indiferente si los impagos y retrasos son consecuencia de una mala situación de la empresa o de la crisis económica; se guían por el hecho objetivo de que existen importantes retrasos de manera continuada en el tiempo.

Los comentarios están cerrados.