Todo lo que debes saber sobre los contratos a tiempo parcial con vinculación formativa

El contrato a tiempo parcial con vinculación formativa se creó para estimular la contratación y a la vez, posibilitar que los jóvenes puedan compatibilizar la formación con la adquisición de experiencia profesional, mejorando su cualificación profesional y su empleabilidad.

Para lograrlo lleva asociados interesantes incentivos para las empresas, con reducciones que pueden alcanzar hasta el 100% de la cuota de la Seguridad Social, durante los 12 primeros meses. Este tipo de contratación pueden aplicarla tanto empresas como trabajadores autónomos.

Los beneficiarios son los menores de 30 años desempleados que no tengan una experiencia laboral superior a tres meses, o que procedan de otros sectores de actividad diferentes. También los menores de 30 años que lleven en paro ininterrumpidamente más de 12 meses o carezcan de título oficial de enseñanza obligatoria, de título de formación profesional o de certificado de profesionalidad. En el caso de tener un grado de discapacidad reconocido del 33% o superior, la edad del trabajador puede alcanzar los 35 años.

En todos los casos deberán compatibilizar el empleo con una formación acreditable, o procedente de una convocatoria de los servicios públicos de empleo, o una formación en idiomas o tecnologías de la información y la comunicación de alcance, con una duración mínima de 90 horas.

Esta iniciativa se enmarca en la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven 2013/2016 para reducir el desempleo dentro del colectivo de personas de 30 -35 años y se mantendrá activa hasta que la tasa de paro se sitúe por debajo del 15%.

Cómo es este tipo de contrato

En el artículo 9 de la Ley 11/2013 (de 22 de febrero, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo) se establecen las características de dicho contrato, que son:

  • Puede ser indefinido o tener una duración determinada.
  • El trabajador deberá compatibilizar empleo con formación, o deberá justificar haberla cursado en los 6 meses previos al contrato.
  • La jornada laboral nunca podrá ser superior al 50% de la de un trabajador a tiempo completo comparable, entendiéndose como tal lo establecido en el artículo 12.1 del Estatuto de los trabajadores. Salvo la excepción de tratarse de un trabajador beneficiario del Sistema Nacional de Garantía Juvenil, en cuyo caso la jornada puede alcanzar hasta un 75% de la correspondiente a un trabajador a tiempo completo comparable.
  • La empresa deberá mantener el nivel de empleo alcanzado durante todo el período equivalente a la duración del contrato. La bonificación podrá aplicarse hasta los doce meses desde su celebración, siempre que se mantengan las condiciones iniciales. En caso de incumplimiento de esta obligación, se deberá reintegrar los incentivos.
  • No se considerará incumplida la obligación de mantenimiento del empleo cuando el contrato se extinga por causas objetivas o por despido disciplinario, cuando sea reconocido como procedente. Ni tampoco por dimisión, muerte, jubilación, incapacidad permanente (total o absoluta), gran invalidez del trabajador o por expiración del tiempo convenido o realización de la obra, o servicio, objeto del contrato, ni por resolución durante el periodo de prueba.

Incentivos

Los incentivos que este tipo de contratación conlleva son una reducción de la cuota de la empresa a la Seguridad Social por contingencias comunes durante 12 meses, que puede ser prorrogada otros 12 meses adicionales siempre que se acredite que continúa cursando la formación referida durante ese segundo año, o que la ha realizado en los 6 meses anteriores a la renovación.

Esta reducción variará según la plantilla de la empresa. Para las compañías con menos de 250 trabajadores será del 100% de la cuota a la Seguridad Social por contingencias comunes, y para las que tengan más de 250 empleados será del 75%. El resto de contingencias se pagarán de forma ordinaria.

Para poder beneficiarse de estos incentivos, la empresa o trabajador autónomo contratante, no pueden estar en situación de deuda con Hacienda, o la Seguridad Social, y no deberá haber realizado un despido improcedente, en los seis meses anteriores a la celebración del contrato.

No hay comentarios

Agregar comentario